Redes sociales para escritores, una guía crítica


redes sociales para escritores, redes, marketing, escritores, mbarriov, escritor, relatos, blog, articulo, marc barrio

Redes sociales para escritores

Tanto si piensas en la autoedición como si quieres ir por editorial tradicional las redes sociales van a ser los cimientos de tu plan de marketing. Son tan importantes que cuando una editorial llama a un autor interesada en su manuscrito las preguntas determinantes están relacionadas con la capacidad de difusión y convocatoria. Dicho de otra forma, has de ser capaz de vender antes de que alguien quiera venderte. Si, por otro lado, lo tuyo es la autoedición, tendrás que competir con cientos de libros que se suben a diario en cada plataforma. Lanzar tu trabajo a ese mar de libros sin haberte posicionado dará tan poco rendimiento como no hacer nada.

A menos que tengas contactos para poder promocionarte en un medio tradicional, tu mejor opción es convertirte en tu propio medio de comunicación. Depende de dónde estés hay muchas opciones y estrategias para promocionarte. No es lo mismo estar en Myspace o Fotolog que en Facebook e Instagram. También hay redes más específicas para escritores como Inkspired o Wattpad.

En este post me centraré en las redes sociales generalistas actuales: Facebook, Instagram y Twitter. Plataformas como Myspace, o Fotolog son un gran recuerdo vintage, pero están abandonadas por lo que quedan fuera de este post. En cuanto a redes especificas para escritores, como Wattpad, Inkspired o Megustaescribir, he trasteado poco con ellas, pero tengo serias dudas de su utilidad. También he decidido dejar fuera de este análisis Youtube, no porque la considere irrelevante, sino porque tengo que aprender mucho de ella antes de poder hacer un buen análisis.

Por tanto en estr post encontrarás un análisis de tres redes sociales para escritores: Facebook, Instagram y Twitter. Las más generalistas y con mayor audiencia. Hablaremos de cómo muestran los post, de cómo plantean la comunicación entre usuarios, qué contenido permiten subir y cómo sacarle provecho como escritor.

Facebook

Fue la red social que lo cambió todo y los cambios la dejaron en un estado francamente cuestionable.

Actualmente el feed de Facebook enseña lo que le da la gana. Conceptos como afinidad, cronología o intereses son totalmente ajenos. Perfiles, páginas y grupos se han convertido en emisores constantes de toda clase de spam. Es verdad que las promociones son muy baratas y consiguen muchas impresiones, pero las conversiones son escasas.

Empezar una comunidad de cero en Facebook ahora es complicado. Las impresiones orgánicas de una página nueva serán prácticamente nulas. Y aunque se invirtiera en pauta y creciera la comunidad, Facebook limita el alcance orgánico de nuestras publicaciones a fin de hacernos pagar para llegar a un mayor número de nuestros seguidores.

Un aspecto positivo de Facebook es su versatilidad de contenido. No sólo podemos compartir textos extensos, también imágenes, vídeos y links fuera de la plataforma. Podemos dar rienda suelta a la creatividad para nuestro contenido porque todo cabe en Facebook. Además, abundan los grupos en los que hacer promoción indiscriminada de nuestro contenido. Aunque esta estrategia no nos proporcionará tráfico de calidad, es un sistema a coste cero y, de vez en cuando, puede traernos un buen lector.

Instagram

Llegó como la alternativa a Facebook, pero pronto se convirtió en otra cuenta de su rosario.

Instagram es la red por excelencia para hacer promoción. En ella proliferan los influencers y los usuarios activos y participativos. El modelo de comunicación de Instagram tiende a ser unidireccional. El usuario cuelga el contenido y se recibe un feedback a través de likes y, a veces, de comentarios. No es la mejor red para relacionarte con tu audiencia, pero si funciona muy bien como escaparate. Su feed no es cronológico, pero sí respeta interacciones y afinidades por lo que es posible un buen posicionamiento orgánico.

La pauta en Instagram funciona bien y es muy eficaz para ampliar la comunidad y conseguir interacciones. Como contraparte, es complicado sacar tráfico de esta plataforma. El único lugar donde se puede colocar un enlace es la cabecera del perfil. En la descripción de la foto el hipervínculo no funciona y se penaliza el posicionamiento de ese post. Por otro lado, sí se pueden colocar enlaces a sitios externos en publicaciones promocionadas.

El contenido de Instagram es básicamente fotos. Aunque también admite vídeos y estos suelen tener más interacciones. Los textos bajo las fotos tenderán a desaparecer tras un botón y las imágenes con texto incorporado son penalizadas en el posicionamiento. De hecho, al hacer promociones, Instagram no permite que la imagen tenga texto incorporado. Aunque un buen trabajo de diseño gráfico puede superar el algoritmo.

Esta red representa un reto para la promoción de la palabra escrita, pero también está llena de oportunidades. Unos buenos bodegones del libro pueden ser muy eficaces, igual que booktrailers de quince segundos.  Además, con las stories podemos comunicar mediante imágenes y vídeo de una manera muy espontanea y cercana. En general, es un medio muy adecuado para trasmitir información.

También te puede interesar

Booktrailer: la tarea pendiente del marketing editorial

Twitter

Una red contemporánea a Facebook, pero con un enfoque muy diferente. Desde su nacimiento Twitter ha sido un lugar donde priman las palabras, un espacio en el que conversar mediante brevísimos textos.

Twitter es de lo más interesante en redes sociales para escritores. Su contenido principal es el texto y permite incorporar imágenes, vídeos y vínculos a páginas externas. Además, su feed es casi cronológico y está estrechamente relacionado con los perfiles que sigues. Pero su punto fuerte es que invita a la conversación con otros usuarios. De esta manera puedes conectar con tu público, con compañeros de profesión y tus proveedores. Es una plataforma en la que todo son facilidades para conectarte con personas afines a ti y que ya cuenta con una gran comunidad relacionada con la literatura.

En esta plataforma también se puede promocionar contenido. Ya sea para conseguir interacciones, dirigir tráfico, conseguir seguidores y un amplío etc. Los costes son similares a otras redes y las conversiones son buenas, aunque el contenido gráfico funciona mejor que el texto desnudo.

Como ya he comentado, Twitter permite una gran cantidad de contenido por lo que también se puede utilizar como cajón desastre que enlace nuestro blog, publicaciones y otras redes. Además de ser terreno fértil para creatividades de marketing y de investigación de audiencias. Un tuit consigue más impresiones orgánicas que una página de Facebook similar, por tanto es el mejor sitio para comunicar novedades. Pero también es el mejor lugar para informarte, y descubrir. Es una red social para ser sociable. Si enfocas bien tu perfil de Twitter conseguirás crecer poco a poco al mismo tiempo que amplías tus horizontes.

Es, de entre todas las redes sociales para escritores, a mi juicio, la única imprescindible.

Comparte
No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.