Imborrable, primer relato en Lektu


relato lektu, lektu, ciencia fición, distopia, relato, cuento, mbarriov, escritor, escritor moderno, escritores contemporaneo, mejores escritores actuales, nuevos escritores, literaria

Primer relato en Lektu

Hoy toca hablar de mi primer relato en Lektu. Creo que esta es mi historia maldita por derecho propio. El protagonista del relato nació como un detective contemporáneo, protagonista de dos novelas que escribí en mi juventud. Como todas mis primeras obras, esas novelas eran horribles, pero su protagonista se negó a abandonarme. Fue el recuerdo de este personaje atormentado y totalmente desgraciado el germen de Imborrable. Una historia que nació muerta, pero que quiso aferrarse a la vida.

El primer borrador tenía unas ciento treinta páginas. Pasé un año peleando con subtramas y giros que no llevaban a ningún lado. Recuerdo abandonar en varias ocasiones. Aún así el manuscrito me llamaba desde el fondo del cajón y yo volvía con él. Hubo un momento en que lo consideré terminado. Entonces me encontré con el siguiente problema: la historia se extendía durante cincuenta páginas. Demasiado largo para ser un relato, demasiado corto para ser una novela corta. Mi historia no era nada. Tan solo un puñado de hojas malditas, condenadas a vagar entre mis correcciones con el único fin de hacerme perder el tiempo.

También te puede interesar

Quasar 3: Antología de ciencia ficción

No lo pude enviar a revistas, no lo pude presentar a editoriales ni inscribirlo en concursos, pero lo peor era no saber si era bueno. A veces pensaba que merecía la pena, que esta historia sonaba como el grito de un hombre que se ahoga en el océano. En otras ocasiones pensé que era una mierda, que era  una narración postadolescente llena de rabia e incoherencia, la versión literaria de una pataleta infantil.

Hoy creo que pienso ambas cosas.

Dicen que los textos no se terminan, se abandonan. Y una manera de abandonar los textos es publicarlos, pero saber cuándo está listo para publicarse es complicado. A fin de cuentas, siempre se puede dejar reposar un poco más y corregir de nuevo más adelante, en un infinito camino hacia la perfección. Sin embargo, otra manera de plantearlo es abandonar los textos cuando lo conoces tanto que has descubierto todos sus defectos.

 

Descargar Imborrable

 

Comparte
No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.