En contra de los decálagos


articulo, humor, escritor, escritor barcelona, mbarriov, Marc Barrio

Da igual qué queramos saber. Hoy en día las preguntas se resuelven con diez puntos. Ampliamos nuestro conocimiento de diez pasos en diez pasos. Tanto si queremos cambiar la batería del coche como hacer la declaración de la renta, las instrucciones vienen en diez puntos. Del uno al diez o del diez al uno. Clasificamos nuestros gustos en los diez mejores o en los diez peores. Las noticias nos dan las diez claves para entender cualquier conflicto y siempre hay diez cosas que no sabíamos sobre cualquier tema. Diez hábitos diarios con los que te cargas el planeta. Diez datos desconocidos de dedos. Diez motivos por los que tu madre no te quiere

La culpa es de Google y del SEO. Para la inteligencia artificial es más fácil leer un post partido en cachos que un texto redactado de forma fluida. Cualquier redactor de contenidos online que trabaje con un plugin de SEO recibe los mismos consejos. Texto demasiado largo debajo del título provoca baja legibilidad. Hay pocos conectores. Hay demasiado párrafos. El texto es demasiado largo. Añade subtítulos. En definitiva, el SEO necesita un índice. Los índices son mecánicos, simples. Algo que una máquina puede entender. Los textos, en cambio, contienen mucha información, muchos matices; son muy humanos.

Un texto está compuesto por palabras, pero las palabras no lo son todo. Detrás de él hay intención, hay tono, hay figuras retoricas: anáforas, sarcasmos o hipérbatons; todo ello molesto o invisible para el SEO. Al final, sucumbimos a las exigencias del SEO para no ser invisibles nosotros. De esa manera escribimos textos simples, casi taquigráficos, pensados para agradar a un algoritmo en vez de seducir a una mente.

Por eso este post es necesario. No queremos más decálogos, queremos textos que fluyan como la verborrea de un viejo senil. Queremos desorden y anarquía, empezar a leer sin saber dónde vamos a llegar o no llegar a ningún lado; sin más. Y si todavía no te he convencido aquí van diez razones para odiar los decálogos.

1: Los decálogos son repetitivos

Porque, a menudo, hay cuestiones que no pueden resolverse con diez puntos. A veces, son muchos menos, pero una lista de tres puntos es cutre, no tiene el carisma y el glamour del decálogo. Si son cinco puntos es como si te quedaras a la mitad. Y si hay más de diez nadie se lo lee, además, mejor hacer dos decálogos que una lista con veinte puntos.

2: Recurso manido

Los diez puntos son tan antiguos que aparecen en el viejo testamento. Todo el mundo a realizado una lista de diez puntos. Está en todos los blogs, en todas las libretas, en todos los deberes escolares. Es un recurso repetido hasta la saciedad y siempre ha sido poco original. Además, si lo que queremos es imitar a Dios mejor mejor empezar por la parte divertida y crear vida dejando un yogurt al sol.

3: Son repetitivos

Demasiado a menudo un tema no da para sacar diez puntos claramente diferenciados. Así que, en vez de unir ideas relacionadas en una secuencia de parágrafos se dividen de manera taquigráfica en diferentes puntos. Al final, parece que lees lo mismo una y otra vez redactado de forma distinta.

4: Son inconexos

Al detener la narración cada dos por tres se pierde el hilo conductor del texto. Cada nueva idea ha de volver a introducirse y cuesta relacionarla con la anterior porque unas enormes letras negras lo separan. Más que un texto, acabamos escribiendo una cadena de tweets.

5: Son más marketing que contenido

Ya hemos hablado de lo útiles que son para el SEO, lo que deja claro que son una herramienta de promoción, y no quiero repetirme. Pero, además de mejorar la posición en buscadores, las listas sirven para emplazar publicidad y promociones; por ejemplo un formulario de subcripción.

Hablando de suscripciones, si quieres recibir la newsletter del blog y regalos en forma de epub gratis aquí te dejo el formulario. Por si todavía no te he convencido pronto publicaré “Diez razones para suscribirte a este blog”; porque todo queda más claro explicado en diez puntos.

6: Todo el mundo lo hace

Un motivo tan importante para odiar los decálogos que debería estar entre los primeros de la lista. Los decálogos son tan populares que un día cualquiera, mientras te haces el café, al entrar en Internet, puedes leer cientos de motivos, razones y curiosidades en forma de lista. La mayoría de las cuales tratan de lo mismo; y eso me lleva al punto seis.

7: Son reiterativos

Todos hemos leídos listas de los temas de moda. Los diez beneficios del aguacate. Diez curiosidades de ese youtuber que te sorprenderán. Diez maneras de cocinar tofu sin caer en una depresión. De todos los temas de interés general existen interminables decálogos. El problema es que un tema da para lo que da y, al final, todos acaban diciendo lo mismo. Eso sí, tirando de sinónimos y cambiando el orden de las frases para que parezca algo nuevo.

8: Las listas son para la compra

Una de las cosas que me gustan de escribir es hacer que el texto fluya. Personalmente, no me gustan los textos que avanzan dando saltos. Creo que los textos han de ser como el ballet, deben flotar de un tema a otro de una forma bella.

Escribir una lista es un ejercicio personal, algo que hago para mí, para organizar las ideas. Una lista es un ensayo antes del espectáculo y un ensayo nunca se puede comparar a lo que sucede cuando se levanta el telón.

9: Los buscadores que amaban los decálogos

Uno de los mayores problemas con las listas es que se dirigen al público erróneo. Sí, para los lectores también es muy cómodo leer listas, y más rápido porque sólo hay que leer los títulos para saber qué dice el texto. Pero, en realidad, lo hacemos por los buscadores. Queremos hacerle la pelota a Google para que nos recomiende a todo el mundo, para conseguir que los lectores acudan en masa a al blog a leer nuestros decálogos.

 

10: Las listas se repiten

Creo que este punto se explica por sí solo. Las listas se repiten tanto que no sé cuántas veces lo he dicho ya.

 

Comparte
No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.